Home #OKR

#OKR

por Francisco Sanchez

Establece las prioridades estratégicas de tu empresa, comunicalas a toda la organización y define el modo de medir los logros introduciendo la variable tiempo como punto fundamental de la ejecución

OKR «Objectives and Key Results» significa, objetivos y resultados clave.
Los #OKR son una herramienta de gestión de prioridades estratégicas en la empresa que esconde una mentalidad, casi una filosofía de trabajo. Hablamos pues de «establecimiento de objetivos», ciertamente, pero no es la nueva forma de gestionar los MBO, llamados de otra forma y con el mismo fin de evaluar y recompensar económicamente a las personas. No son solo una herramienta de recursos humanos, sino una verdadera herramienta empresarial que involucra a todos.
En un escenario en el que claramente el control de las personas y la presencia física en las empresas es inútil, y donde lo que realmente importa son los resultados y la motivación, potenciar estos resultados pasa por la capacidad de compartir la estrategia y hacer que las personas sean más autónomas, conscientes y libres de aplicarla en su función. Todo esto asegurando enfoque, alineación general y constancia en el trabajo diario en torno a las cosas que realmente marcan la diferencia para la organización.
Con los OKRs todos nos convertimos en protagonistas y constructores del futuro.
Las dificultades en su aplicación derivan principalmente de que se trata de un sistema «iterativo», como decimos en un contexto «ágil», de periodicidad típicamente trimestral, para poder gestionar el cambio continuo del propio negocio: un ritmo al que muchos las empresas y la mayoría de las personas no están acostumbradas.
Además, hay un tema de cambio de mentalidad, de hecho. Los OKR son un sistema «desafiante», debido a los elementos que destaqué anteriormente, pero también por el hecho de que uno debe aprender continuamente a subir el listón y acostumbrarse a «fallar».
Por dónde necesitas empezar para afrontar la aventura OKR. A partir de un análisis profundo de la organización, que se centre en su propósito y las prioridades estratégicas que lo expresan, antes de traducirlos en objetivos. Los OKR no crean la estrategia desde cero, pero la representan y comunican creando un terreno de confrontación explícita: si no hay estrategia o ésta falla, sólo harán más evidentes sus contradicciones.
El CEO de la empresa, de hecho, no puede ser excluido y por el contrario debe ser el protagonista de esta revolución, para que las cosas realmente sucedan.
Esto implica construir una serie de hábitos en gran parte nuevos y cierto rigor. Es un verdadero camino de cambio, que no será instantáneo y que requiere una mezcla de estudio y acompañamiento en el terreno, el coraje de la experimentación continua y sobre todo mucha confianza en las personas.