DESIGN THINKING

GIVE US ANY PROBLEM AND WE CAN HELP YOU SOLVE IT!

El Pensamiento de Diseño es una metodología para la resolución de problemas acuñada por Tim Brown, y que se fundamenta en un enfoque creativo basado en la empatía, imaginación, experimentación y aprendizaje iterativo. Es una disciplina que pretende aplicar el proceso de diseño como enfoque para la resolución de problemas.

Aunque entender este concepto de Design Thinking me ha supuesto algún tiempo de investigación, consulta e interpretación de la información. Y aprovechando que empezamos abordar estas filosofias en el Postgrado en Agile Project&Product Management de IEBS, en pocas palabras se podría definir: como una metodología de resolución de problemas aplicable a cualquier ámbito de innovación que requiera un enfoque creativo, y que se basa en los principios de:

  1. a) Empatía: una observación profunda de las necesidades de los usuarios, incluyendo las emociones.
  2. b) Imaginación: la búsqueda “optimista” de soluciones, de lo deseable vs. lo posible.
  3. c) Experimentación: la visualización de posibles alternativas de solución mediante el prototipado colaborativo.
  4. d) Aprendizaje iterativo: la iteración del proceso de observar-crear-prototipar-vali­dar cuantas veces sea necesario, para aprender en cada paso, hasta encontrar la mejor solución.

El Design Thinking es un enfoque estratégico que emplea metodologías del diseño para innovar y se utiliza en el desarrollo de producto, servicios y en toda la cadena de valor de un negocio. La metodología consiste en identificar las necesidades, idear la solución de manera colaborativa yendo de pensamientos divergentes a conclusiones convergentes, prototipar la idea, iterar y aprender de los resultados.

Para conseguir llevar a cabo este proceso hay que ser capaces de generar empatía, tener un pensamiento integrador y global, experimentar como método de trabajo, ser colaborativo y optimista.

1.- EMPATIZAR: Hay que analizar al cliente en su contexto y centrarse en la actividad no en el producto. Analizar este contexto ayuda a descubrir oportunidades de innovación que van más allá del propio producto.

2.- DEFINIR: Enmarcar el problema con un enfoque directo que permita enfocar de manera grupal el análisis del mismo.

3.- IDEAR: No se trata de tener la idea correcta, sino de generar el mayor número de posibilidades para descubrir áreas inesperadas de exploración creando mayor volumen y variedad de opciones para innovar.

4.- PROTOTIPAR: Construye para pensar y evalúa para aprender. De esta forma podemos comunicar y analizar la solución elegida.

5.- TESTAR: Probar en su contexto la solución prototipada y evaluar si cumple con los objetivos predefinidos, valorar las diferencias entre lo esperado y lo conseguido y usar este feedback para iterar de nuevo en el proceso de generación de soluciones hasta quedar satisfechos con el resultado.

“El diseño es un comportamiento,

una cultura, no un departamento de la organización”