Padre, Ingeniero y Triatleta

“Encontrarse con personas equilibradas en un mundo tan desequilibrado representa un verdadero hallazgo. Personas a la que -a pesar de las adversidades de la vida- les salen las cuentas en su vida profesional, en su relación con los demás y en su dimensión espiritual.” Así concluye el capítulo 28.La Banqueta de Tres Patas, del libro “Los próximos 30 años” de Álvaro González-Alorda.
Cuando comencé este blog y tuve que elegir una descripción para el mismo se me ocurrió la siguiente: Padre, Ingeniero y Triatleta. Estas tres palabras se corresponden con los tres ejes vertebradores que llenan de sentido mi vida en este estadio de mí existencia. Padre, porque tengo la suerte, el compromiso y la responsabilidad de educar, junto con mi mujer, a dos hijos maravillosos e increíbles. Ingeniero, porque fue la profesión que elegí desarrollar, en la que actualmente trabajo y la que tantas satisfacciones, a través de los logros de los equipos que he tenido la suerte de liderar en distintas organizaciones, me genera. Y por último triatleta porque he encontrado en los retos deportivos, y sobre todo en esta disciplina, el espíritu de superación y sacrificio necesario para poder cerrar el círculo y generar integridad y equilibrio a mí existencia.
La lectura de este capítulo del libro, ha dado más sentido sí cabe a la descripción que decidí usar para el blog, y sobretodo analizar la complejidad y el tremendo esfuerzo que requiere cada día el mantener las tres patas cuidadas para evitar desequilibrios.