El Coaching: clave para mejorar la calidad directiva

Con este título tan de actualidad hoy en día se presentaba la jornada, que Juan Carlos Cubeiro impartió el pasado viernes 28 de enero de 2011, en las aulas de Fundesem Alicante, y a la que tuve la suerte de asistir invitado por mis amigos de esta escuela de negocios. El ponente comentaba que acabamos de comenzar la segunda década de este milenio, y que si nos remitimos a la historia, todos los grandes acontecimientos que han cambiado el mundo han ocurrido en las segundas décadas. Nos encontramos en la era en la que el talento es más escaso que el capital, y corremos el riesgo de perder este motor de cambio si no se desarrolla. Relaccionado con esto, Elsa Punstet habla de “plasticidad cerebral”, algo aparentemente técnico pero que más o menos es como una especie de “fitness” del cerebro. “La mente se trabaja como el cuerpo”, dice, y esto supone que podemos cambiar; no somos víctimas de nuestro entorno o destino, como a veces creemos.

Y en este sentido Juan Carlos hablaba de que hay países como China que están creciendo al 10% anual, están además “invirtiendo” un 30% de sus ingresos en la formación y educación de sus hijos a través de sus propias familias. Y que Alemania que está creciendo a 3,6%, basa su potencial en el talento distribuido entre las Mittelstand. Tejido empresarial de pequeñas y medianas empresas con más de 70 años de existencia, la mayoría familiares pero con management profesional, que tienen como objetivo ser las mejores del mundo en innovación en sus respectivos sectores de actividad. (Ver estudio).

Concluye Juan Carlos, que las empresas y profesionales que no estén ligadas/os al coaching en los próximos 1000 días, no estarán en el mundo de los negocios.